El pasado viernes 28 de enero se prendieron las alarmas en las costas de Lota y alrededores. A través de redes sociales, diferentes pescadores artesanales de la zona han mostrado su preocupación por el vertimiento de químicos posiblemente pertenecientes a Celulosa Arauco, las cuales han provocado serios problemas para el ecosistema marino.

La empresa -enjuiciada por casos como el del 2004 en la Planta de Valdivia y el desastre ecológico en Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter– se encuentra nuevamente en el ojo del huracán. Los videos que circulan en internet tienden apuntar al conglomerado como el eventual responsable del desastre que vive actualmente el Golfo de Arauco. Aguas turbias, mortandad de fauna marina, cambio de color en la espuma y olas, son algunas de las imágenes que hemos observado durante los últimos días.

Las autoridades locales hicieron un llamado a no ingresar al borde costero de la zona por problemas de sanidad, luego de que diferentes personas presentaron malestares generales e incluso vómitos después de haber tenido contacto con el mar. Patricio Marchant, edil de la comuna, comentó que ya se encuentra personal especializado para detectar las causas de este desastre que mantiene en alerta a toda la Región. 

No hay que olvidar que Celulosa Arauco también fue responsable por el vertimiento de más de 27 metros cúbicos de licor verde en el Río Cruces el año 2014, provocando la muerte de más de 2 mil peces y la formalización a cinco ejecutivos por parte del Juzgado de Garantía de la Mariquina -la cual de todas formas tuvo lugar cinco años después de los hechos-. 

La evidencia de los videos de la planta vertiendo desechos más las múltiples denuncias ciudadanas, nos hacen ver que nuevamente negligencias del Grupo Angelini dañan el ecosistema marino y también a quienes dependen productivamente de la fauna de la zona. 

Es más, El pasado 25 de octubre la diputada Joanna Pérez solicitó a Fiscalía investigar y determinar responsables sobre otro caso de vertimiento de lodos al ecosistema marino, hasta la fecha el proceso se encuentra en curso. Durante esta semana, Sernapesca aseguró que una floración de algas habría sido la causante de los cambios de color en el mar de Lota; agregando que “los organismos visitaron la planta (Celulosa Arauco) y el borde costero sin detectar ningún hallazgo asociado a derrame de sustancias químicas en los últimos días”.

Pero para las autoridades locales de la Región no les parecen correctas estas conclusiones, apuntando que el Gobierno no ha tomado en cuenta los hechos que ocurrieron durante los primeros días que se empezó a demandar el problema. Rodrigo Díaz, gobernador de la Región del Bíobío, comentó a Diario Concepción que  “Cuando hay dudas frente a fenómenos naturales lo que hay que hacer es actuar a tiempo. Me parece que el Gobierno de Chile no ha actuado a tiempo y eso ha generado una serie de inconvenientes”.

Foto: Municipalidad de Lota